Herramientas: alarga su vida útil con estos consejos básicos

mantenimiento de las herramientas

Es vital que las herramientas se mantengan en buen estado, especialmente para los profesionales que trabajan con ellas. El mantenimiento de las herramientas no solo nos ahorrará a medio y largo plazo tener que adquirir otras o incluso arreglarlas, también nos permitirá que la calidad de los trabajos a realizar no se vea alterada. Por ello, es muy importante seguir diferentes consejos, como los que te aportamos en esta entrada, para alargar su vida útil..

Correcto mantenimiento de las herramientas: consejos para alargar su vida

Entre los principales consejos, destacamos cuatro de ellos. Los más importantes.

1. Utilizar el transporte adecuado

Cuando se desplacen todas las herramientas, nos debemos asegurar de usar el método adecuado de transporte. Por ejemplo, una caja sencilla y pequeña será suficiente para transportar pocas herramientas. Para casos más profesionales, con un mayor uso de las mismas, debes utilizar un maletín. Para transportar las que sean más pesadas puedes optar por transportarlas en una caja con ruedas.

En todos los casos deben transportarse con mucho cuidado. No obstante, sea cual sea tu caso, siempre recomendamos que el contenedor de todas esté completamente dividido en compartimentos para evitar roces y choques entre ellas, puesto que podrían dañarse.

2. Almacenarlas en un lugar con humedad baja

Está comprobado que el óxido es el principal enemigo de las herramientas. Puede aparecer como consecuencia de la humedad. Por ello, es vital guardarlas en lugares adecuados, como garajes, sótanos o cobertizos.

Un consejo o truco destacado es que, para prevenir esta oxidación, debemos guardar las herramientas junto a un paquete con tizas. ¿Por qué? Porque la tiza absorbe la humedad y evita que se desarrolle el óxido.

mantenimiento de las herramientas

3. Correcta limpieza tras usarlas

Tras cada uso, limpiarlas es algo vital, puesto que este hecho (simple) puede alargar importantemente su vida útil. En general, con un simple trapo basta. Este proceso puede ser más o menos laborioso, dependiendo en todo caso de para qué usamos las herramientas, obteniendo una limpieza total. Si necesitas utilizar un trapo húmedo para la limpieza de cada una de las herramienta, debes asegurarte de secarla totalmente antes de proceder a guardarla.

En el caso de que tengamos alguna herramienta punzante o cortante, debes afilarlas y siempre has de guardarlas con diferentes tipos de protección, evitando que se dañen durante el transporte.

4. Uso de la herramienta para cada función

Cada una de las herramientas tiene una función específica. Usarlas para otras finalidades puede hacer que se rompan o se deterioren. Recuerda que si no contamos con las herramientas adecuadas, la opción más barata es siempre comprar las que nos hagan falta.

En este punto, comprarlas de baja calidad puede ser un grave problema para el resultado de los trabajos. Aunque el precio pueda ser atractivo, a menudo, nos podemos encontrar con herramientas de un único uso o que no nos permitan ofrecer excelentes acabados.

Conservar las herramientas en buen estado únicamente es posible gracias a un correcto mantenimiento. Para ello, es aconsejable seguir una serie de consejos básicos, como los que te contamos en esta entrada.