Hormigoneras: cuestiones a tener en cuenta para elegirla en tu obra

hormigonera

Una hormigonera es una máquina esencial para cualquier obra. Es usada para la mezcla y preparación de hormigón y morteros. Pero ¿cómo elegir una hormigonera? ¿Cuáles son sus partes? En este artículo te contamos todos los detalles.

Cómo elegir una hormigonera

Entre otros, debemos tener en cuenta estos tres aspectos:

La planificación de proyecto

Debemos aclarar el uso que le vamos a dar. La inversión debe estar relacionada con el tiempo que la vayamos a necesitar.

Movilidad

La hormigonera puede estar en cualquier lugar, tanto en el exterior como en el interior de una vivienda o empresa. Esta máquina puede moverse y hacer el trabajo mientras te dedicas a otra labor.

Las mezclas que puede hacer la hormigonera

La máquina es capaz de mezclar morteros, cal o cemento, siempre con agua y arena.

hormigonera

Las partes de una hormigonera

Entre ellas, estarían las siguientes:

Cubeta

Aquí se realizan las mezclas de los materiales con palas que mueven a los mismos. La cubeta, tras finalizar el trabajo, debe quedar siempre limpia.

Corona

Es un aro situado en el exterior de la cubeta y que gira con la fuerza del motor. Estas coronas pueden reponerse en caso de desgaste o rotura.

Motor

El motor se encarga de mover la cubeta. Existen motores eléctricos y de gasolina. Las primeras son altamente recomendadas para el interior de las viviendas, mientras que las segundas se emplean en grandes obras.

Volante

Permite que la cubeta se mueva con facilidad. Se puede bloquear o desbloquear con muelles (vía pedales).

Bastidor

La cubeta y los mecanismos se encuentran sujetos a un bastidor metálico, el cual soporta el movimiento o el peso durante el trabajo. Su diseño se asemeja a una carretilla, la cual tiene un pequeño manillar y ruedas para poder ser transportada.

Medidas, potencia y peso

Se debe tener en cuenta el tamaño. Existen hormigoneras de 80 centímetros de altura, pero hay otras de 1,5 metros.

El peso es otra característica, pero a más peso, mayor capacidad de estabilidad y trabajo. Se deben tener en cuenta, en este punto, las capacidades físicas de cada persona. En cuanto a la potencia, suelen ir indicadas en vatios o en HP (desde 500 W a 1,5 HP).

Capacidad

Existen de 80 a 320 litros. Si se traba solo, no se necesita contar una de gran capacidad.

Cómo usar una hormigonera para una obra

Para realizar una mezcla correctamente se debe contar con las proporciones adecuadas y siguiendo un claro orden.

En primer lugar, hay que verter la mitad o un tercio de agua que se vaya a necesitar. Posteriormente, se pondrá la hormigonera en marcha y se añadirán los áridos. Tras estos pasos, una vez empapados los áridos, se debe echar el cemento y agua que se necesite en la proporción adecuada.
Añade materiales si es necesario, dejando que siga dando vueltas. Tras ello, coloca la carretilla y lleva el hormigón donde necesites.

¿Vas a realizar una obra? Si es así, te interesará conocer cómo escoger una hormigonera y todo lo referente a ella. ¡Toma nota y consúltanos si tienes cualquier duda!