¿Ahorrar en iluminación? Es posible; sigue estas indicaciones

iluminación y ahorro de energía

La iluminación en el hogar tiene diferentes funciones: la principal, obviamente, dar luz. Pero la iluminación también decora y aporta sensaciones.

Los puntos de luz estratégicamente colocados y la elección del tipo de iluminación adecuada en cada caso harán que nuestra casa se perciba y luzca de una determinada manera.

¿Y en cuanto al ahorro de consumo energético?

La clave principal para que ahorres en iluminación y tu factura de consumo eléctrico se vea reducida radica en que dispongas de las bombillas adecuadas.

Factores para elegir la mejor bombilla

Es conveniente que conozcas las características de cada bombilla porque cada una de ellas proporciona una eficiencia energética diferente en la misma estancia.

El objetivo es tratar de colocar la bombilla adecuada en el sitio correcto. Además de tener en cuenta la potencia, medida en W, existen otros factores importantes para que puedas elegir la bombilla más adecuada. Para ello debes fijarte en la etiqueta y analizar:

– El color que ofrecerá a la estancia. Podrás elegir entre luz cálida (2700 – 3200 K), natural (3200 – 4000 K) o blanco frío (4000 – 6500 K).

– El lumen indica la intensidad de luz que proporciona la bombilla.

– La clase de eficiencia energética, siendo los grupos A y A+ los más recomendados para que ahorres.

– La capacidad de encendido y apagado

Tipos de bombilla recomendadas para ahorrar

Los tres tipos de bombilla que se ofrecen actualmente en el mercado y que marcan las directrices necesarias para que puedas conseguir un importante ahorro son:

Leds

Las luces leds están consideradas como las más eficientes del mercado. Consumen un 90 % menos que las incandescentes que se utilizaban antiguamente.

Todos sus materiales se pueden reciclar y su vida útil es muy larga, llegando hasta 25000 horas en algunos casos. Podrás elegirlas para cualquier punto de la vivienda, incluida la parte exterior.

Luces fluocompactas o de bajo consumo

Las luces fluocompactas, también denominadas de bajo consumo, tienen una duración muy extensa y consumen un 80 % menos de energía que las incandescentes.

Este tipo de luces no están recomendadas para lugares de paso o donde tengas que encender y apagar la luz con frecuencia porque tardan unos segundos en iluminar a máxima potencia.

Te recomendamos que las utilices en lugares donde la luz estará bastante tiempo encendida, como en salón o la cocina.

iluminación y tipos de bombillas

Luces halógenas Eco 

Las luces halógenas Eco duran alrededor de 2000 horas y consumen un 30 % menos de electricidad que las incandescentes.

Emiten una luz muy natural pero en algunos casos pueden llegar a dar bastante calor.

Debido a su rápido encendido, te recomendamos que las coloques donde necesites un arranque instantáneo, como un pasillo, pero que no esté mucho tiempo encendida.

Consejos para ahorrar luz

A continuación te contamos algunos consejos para que ahorrar luz:

– Estudia todas las estancias para ver el tipo de bombilla que tienes y sustituye las viejas por otras más eficientes.

– Coloca detectores de movimiento en zonas de paso para que solo se activen cuando sea necesario.

– Utiliza lámparas con reguladores de intensidad de luz o colócalos tú mismo en la pared o directamente en el cable de los productos.

– Mantén limpias las bombillas para que su eficacia sea siempre óptima.

– Aprovecha al máximo la luz solar.

– Apaga siempre las luces al salir de las habitaciones.

En conclusión, aprovechar las diferentes tecnologías de iluminación y llevar a cabo unos sencillos trucos serán la mejor opción para que notes el cambio en tu factura al finalizar el mes.