Consejos para una buena limpieza y mantenimiento industrial

Mantenimiento industrial

Llevar a cabo un mantenimiento industrial periódico puede incrementar notablemente la productividad de tu empresa. Si te dedicas a la fabricación, tener siempre a punto tanto la maquinaria como el propio entorno de trabajo te permitirá desarrollar tus actividades sin imprevistos y de manera ordenada.

Vamos a ver en el próximo apartado algunos consejos que puedes aplicar en este sentido.

Tips de mantenimiento industrial y limpieza

Establecer protocolos y un calendario resulta vital para mantener una línea constante de trabajo. Además, debes valorar el mejor momento para realizar la limpieza de la maquinaria, ya que podría afectar a tu capacidad productiva. En la mayoría de los casos, contar con el soporte de una empresa externa puede ayudarte a mitigar la carga de trabajo asociada al mantenimiento. Así podrás centrarte en tus competencias.

Una vez determinada la empresa que se hará cargo de la limpieza, toca establecer sus funciones y los ámbitos de los que es responsable. Conocer con certeza los lugares donde hay que prestar más atención le permitirá trabajar secuencialmente y contar con un registro del trabajo pendiente. Por ejemplo, será necesario indicar si la subcontrata se hace cargo de la limpieza de los techos, paredes y suelos, solo de la maquinaria o de todos estos elementos.

Maquinaria

Cuando se trata de la maquinaria, es conveniente ofrecer formación en el desmontaje y montaje de piezas que suelen acumular más suciedad. Algunas empresas de limpieza especializadas en el sector industrial cuentan con operarios que ya están al tanto de las mejores prácticas para limpiar equipos pesados.

Claro está, no siempre es posible proceder a la limpieza de componentes previamente desmontados, sino que se ha de abordar todo el conjunto. En tales casos, lo mejor es optar por la aplicación de técnicas como el lavado en seco con vapor, el uso de ultrasonido e, incluso, de ozono o espuma. Se trata de métodos capaces de llegar a los rincones más inaccesibles.

Como es lógico, en una fábrica no solo hay entornos productivos que requieran de métodos complejos para su acondicionamiento, sino que hay otros espacios de uso frecuente por parte del personal en general, y del personal administrativo, que han de ser puestos a punto. Por ejemplo, los baños suponen un reto en materia de desinfección, por lo que es aconsejable aplicar productos destinados a mantener la esterilidad. También las oficinas han de ser tratadas de manera independiente, ya que suelen albergar equipos electrónicos que no pueden limpiarse con procedimientos húmedos de limpieza.

Revisa los resultados

A su vez, es conveniente medir la calidad de los resultados para asegurar la calidad del trabajo. Y establecer un sistema de trazabilidad que permita controlar si todos los procesos contratados cumplen con los estándares aportados por tu organización. Si la fábrica cuenta con varias dependencias, es preciso supervisar de alguna forma los turnos de limpieza y coordinarlos con los de los empleados a cargo de la producción.

Por último, promueve el respeto por el medioambiente tanto en la compra de productos como en la aplicación de técnicas de limpieza responsables. Hoy en día, es más importante que nunca que tomemos la iniciativa y reduzcamos el impacto de nuestras actividades en la naturaleza.

× ¿Cómo puedo ayudarte?